Home

Como saben, la sintomatología de una persona es el conjunto de síntomas que caracterizan la enfermedad que padece. Ser de izquierda, a mi parecer, constituye ya una señal de que algo enfermo habita en tu organismo; sin embargo, ser un caviar es la prueba más evidente de que estás cerca de la muerte, enfermo en agonía.

Estas semanas han servido para evidenciar la sintomatología de un #caviar declarado y confeso, ese que adora que lo llamen así y defiende su identidad (aunque hablar de identidad caviar ya es piropearlos) como el ciego defiende su ceguera, pegándote con su bastón, ese que se enamoró de Rosa María Palacios, Álvarez Rodrich, Giacosa, J. A. Godoy, Pedro Salinas, Mario Vargas Llosa, Renato Cisneros y simplemente los sigue, retuitea y contempla estúpidamente acomodado, sin actitud crítica.

Primer síntoma: alabar a Javier Diez Canseco. Este señor, en su juventud, corría a la casa del aquel entonces Arzobispo de Lima, Juan Landazuri, para tirarle huevos y agredirlo; secuestraba fabricas con los sindicatos comunistas, se peleaba con la policía con armas de fuego y bombas molotov, se alineaba con las acciones de Sendero Luminoso y el MRTA, todo esto en el marco de su postura comunista absolutamente extrema, fanática y declarada. Si luego se moderó, gracias a la natural llegada de los años, nada demuestra que haya sido un líder generador de leyes, políticas públicas o reformas importantes. Al contrario, siempre fue un quejón, gritón, violento, amargado, sin mucho trabajo valioso y contundente, con mucha capacidad para mover masas y agitar violentistas. En sus últimos días promovió una ley que beneficiaba inmoralmente y directamente a sus familiares y amigos. ¿Puedes alabar a alguien así? No, este es un síntoma de que algo anda mal en ti.

Segundo síntoma: callar ante la posibilidad de que Nadine postule a la presidencia. La democracia peruana viene mejorando y esto hay que decirlo, pero no lo suficiente. Somos un país endeble, con períodos cortos de estabilidad (30 o 40 años son pocos por si acaso), un país joven, inmaduro, mediocre y carente de sofisticación en temas de políticas públicas, reformas y tradiciones administrativas. No somos nadie aún.

Toledo-MujeresEn este contexto, una mujer hábil, inteligente, pero promotora del feminismo, el aborto, la homosexualidad, vinculada a ONGs de agendas ideológicas anti familia, anti vida, y de izquierda, esposa del actual presidente (inhabilitada por la ley electoral para postular), hace campaña con nuestro dinero, viaja por el mundo vendiéndose ella misma, su agenda, sus ideas, sus propuestas. ¿Y su esposo? No tiene mejor idea que apañar esta realidad diciendo que “Nadine genera miedo en los candidatos”, con lo que se ríe de la gente y acepta implícitamente que ella podría ser una futura candidata. Qué coincidencia que en los días del fraude en Venezuela, Nadine no dijo nada. Qué coincidencia que cuando el gobierno ya había retrocedido en la compra de activos de REPSOL, ella fue la que dijo la frase “alturada”: “si es beneficioso comprar, lo haremos, si no, no”. Qué coincidencia que todos los temas de inclusión social estén en sus manos. Qué coincidencia que co-presida consejos de ministros, reuniones de planificación gubernamental. Qué descaro decir que él y su esposo son un equipo, qué superfluo afirmar que están en medio de una “aventura”. Nadine sabe bien cómo cuidarse, sacrificando a su esposo sin dificultad. Si no, vean el video universitario en el que se muestra bien clarito su perfil psicológico.

¿Puedes callar ante este uso indebido del poder y del dinero público para hacer campaña? ¿Puedes callar frente a la posibilidad de que una mujer se coma Palacio con su agenda ideológica con tu dinero? No, no puedes callar. Si callas, es síntoma de que algo hay enfermo en ti.

Tercer síntoma: no denunciar con claridad la pésima gestión de Carolina Trivelli al mando de Qali Warma. No se trata de analizar las capacidades técnicas de la ministra. Se trata de analizar su actitud frente al tema. Cuando llegó, acusó a todos los anteriores, dijo que todo era un desastre y que se suspenderían diversos programas para renovarlos. Todos pensamos que era una medida inteligente. Un año y medio después, los programas sociales (auspiciados por Nadine, para Nadine, con Nadine y desde Nadine) no funcionan, no tienen estudios de impacto, Qali Warma sigue siendo muy deficiente (por no decir un desastre), ¿y la opinión pública caviar, de izquierda? Bien, gracias. No puede ser. Estás enfermo si callas frente al tema y no le exiges crítica y fuertemente a Trivelli informes más claros sobre los programas que aún funcionan, los nuevos y los viejos.

Cuarto síntoma: tratar de justificar las tremendas cochinadas de Alejandro Toledo. ¿Cómo es posible que Juan Sheput salga en televisión a defender a Toledo? Un hombre que escribe en un blog, con aires de intelectual, no puede salir a defender a un tipo que sale en videos borracho, metiendo la mano en el vaso para sacar hielo, con mujeres de poca reputación, que no quiso reconocer a su hija, que se divorció, rejuntó y separó nuevamente de su esposa solo por poder, que llegaba borracho a trabajar, que se escondía en hoteles, que hace poco avaló el fraude venezolano llamando uno por uno a sus congresistas para que o voten a favor del viaje de Ollanta o se desaparezcan, ¿cómo? ¿cómo? ¿cómo? Es imposible. Toledo no puede salir “vivo” de esta situación, debe ser “iliminado” políticamente.

Quinto síntoma: burlarse de la muerte de Margaret Thatcher. Resulta que la Dama de Hierro murió con honores reales, alabada en casi todo el mundo, por sectores de derecha, centro, izquierda, conservadores o progresistas. Sus logros no son de alcance inglés, la mujer influyó en temas globales, en Occidente, en Europa. Le ganó a medio mundo. No hubo adversario político que no la respetara y aquí en el Perú, país bananero de segundo orden, esta pequeña tribu de narcisos caviares desenfundó las armas contra ella. Como si ella fuera a notarlos. Como si en Inglaterra se fueran a dar cuenta. Como si su opinión sobre algo histórico e importante valiera. Como si supieran del tema. Como si entendieran que los hilos de la historia están manejados por gente grande como ella, y no por “Javieres Diez Cansecos”, que con las justas lograron una que otra pelea en el congreso. Ay Dios. Pobres.

Sexto síntoma: Odiar a Alberto Fujimori. Casi el 60% del Perú está de acuerdo con el indulto. Casi el 80% del Perú estuvo de acuerdo con sus reformas y decisiones en su primer gobierno, y casi el 50% votó por su hija, su partido, su legado y su propuesta política hace menos de dos años. Es más, si quisiéramos ser rigurosos, podríamos decir que la vida política de Fujimori se divide en dos, su gobierno desde el 90 al 98 y los dos últimos años en los que sabiendo o no, la corrupción era notoria, evidente, y tenía nombre propio Vladimiro Montesinos. Si la segunda etapa de su vida y gobierno fueron criticables y hasta detestables, uno tendría que, por simple justicia, reconocer todo lo logrado, mencionarlo, difundirlo y por supuesto, reconocer todos sus errores y delitos, mencionarlos y difundirlos. No es así. La caviarada ha logrado (hay que decirlo) satanizar de tal forma a Fujimori que todo él, toda su vida, todo su gobierno, todas sus acciones son malas, detestables e impías. Como si eso fuera posible en una sola persona, en una sola vida. No lo es y el caviar lo sabe pero su odio y su agenda ideológica pueden más que su sentido común. Está enfermo.

Séptimo síntoma: avalar lo ocurrido en Venezuela. El fraude fue notorio, público, evidente, declarado, tramado, planificado, etc. Ese domingo fue toda una película de terror. Capriles iba a ganar. Varios chavistas salieron llorando por TV, porque sabían que los resultados no los favorecerían. Maduro rompió todas las leyes electorales, hizo campaña ese mismo día, cerró mesas, abrió otras, el organismo electoral simplemente estaba comprado, las fotos y videos de cubanos votando con cédulas de identidad falsas (y varias para colmo) estaban por todos lados, era un desastre. Aún así, antes de que los resultados salieran a la luz Humala LLAMABA por teléfono a Maduro para felicitarlo. ¿No es esto realmente detestable? ¿No es tan detestable como las acciones que criticas en Fujimori o el supuesto fraude del 2000? Y aún así, el silencio fue tremendo, irritante, entre los caviares, periodistas caviares, “pensadores” caviares y animales tuiteros caviares. Todos en silencio. Ese no era el tema del día. Increíble. Enfermos.

Octavo síntoma: No alarmarse frente a la mediocridad de nuestra Cancillería. Roncagliolo metió y mete aún enfermeras, familiares y amigos de Nadine, izquierdistas extintos, y otros especímenes raros en embajadas a nivel mundial. No es fácil olvidar el nombramiento de Mocha!!!! como embajadora, o el delito ideológico del recontra rojo de Lynch en Argentina. Ahora le tocó al embajador de Venezuela y durante el fraude en Venezuela, un chupetín de la embajada peruana en USA ya había aceptado la “virtuosa” victoria de Nicolás Maduro. En ese contexto, antes de la ilegítima toma de posesión de Maduro, Roncagliolo va al congreso a decir que el permiso para que Ollanta viaje a Caracas solo se pediría después de terminada la reunión de UNASUR el jueves por la noche, tarde ya. No había ésta aún empezado, y Roncagliolo enviaba la solicitud de autorización al congreso. Oh coincidencia. Toledo ya había armado el plan. Humala ya se había comprado la revista para el avión. Todo estaba fríamente calculado. Qué estafa.

¿Quieres analizar la respuesta de Roncagliolo frente al problema del embajador ecuatoriano en Lima? débil y primitiva. No podríamos estar orgullosos de esta Cancillería. Lo único que salva al gobierno en este tópico es que Wagner sigue al frente del proceso en La Haya y la diplomacia no es tan cruel como el pueblo y la política partidaria. Y, ojo, Wagner no es ni nacionalista ni fruto de este gobierno. Es harina del costal de Alan. ¿Alguien alabará a Wagner? ¿A quién le soltarán los fuegos artificiales si Perú sale victorioso en el proceso? ¿A Alan “del gobierno anterior” Wagner? No. Síntoma de enfermedad.

Noveno síntoma: Tratar de justificar lo que pudo haber sido la compra de activos de REPSOL. Seamos breves, la compra de REPSOL no era necesaria, no era rentable, no era técnicamente justificable. ¿Alguien vio el estudio técnico que Castilla mencionó? ¿Existió? ¿Se hizo un estudio técnico? ¿Lo pueden mostrar? No. Lo que se quería era simplemente comprar un activo privado para sentar una postura ideológica, política, frente a actores locales e internacionales. Fue probablemente el capricho rojo de Ollanta y sus amigos y asesores cercanos. Castilla casi se va. Esto fue evidente. ¿Quá pasó? El gobierno retrocedió. ¿Quién sabe y había más de un amarre con Venezuela en este punto? ¿Quién sabe y la caja chica de los grifos servía para la campaña de Nadine? ¿Quién sabe y todo era parte de un juego para tener más dinero en la billetera? El que sabe del tema, sabe que un grifo es una caja chica riquísima, mucha liquidez, mucho dinero fresco. Qué peligro. Pensabas que podía ser una buena decisión. Estás enfermo.

Décimo síntoma: No criticar la actitud pasiva, débil y mediocre del presidente Ollanta Humala. Y claro, todo lo anterior demuestra que nuestro presidente, o no se da cuenta de sus errores, los errores de sus funcionarios, las cochinadas de sus aliados, o es parte activa del juego. Yo creo que hay de las dos. El pobre Ollanta no se da cuenta de muchas cosas porque no sabe. Es psicológicamente amorfo. Pero es responsable de aquellos temas en los que sí sabe qué pasa. Sabe de Nadine. Sabe de Toledo. Sabe de Trivelli. Sabe de Roncagliolo. Supo de REPSOL. Sabe del fraude. Sabe. Sabe. Sabe. ¿Qué hace? Nada. Piloto automático.

La pobreza sigue cayendo porque él gobierna (gracias a Dios Todopoderoso) en piloto automático. ¿Reformas públicas innovadoras, modernas y contundentes? Ninguna. ¿Más inversión en educación, investigación y desarrollo? No. Nada. Es un gran piloto automático con una esposa más inteligente que él (mucho más), que lo usa como trampolín a la fama y al poder. Nadine será presidente del Perú, probablemente, en el 2016 o en el 2021, con nuestro dinero y especialmente el tuyo mi querido caviar. Y éste es el principal síntoma de que estás totalmente enfermo. Tu dinero le sirve a otros para ganar poder y tú sigues y seguirás siendo un borrego. La mejor foto de un caviar es la de Alejandro Toledo bien acompañado, haciendo política, libando como un libertino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s